Cuando la marca traspasa tus fronteras

¿Cuántas veces has ido al supermercado a comprar un producto y lo has pedido por el nombre de una marca? Pedir un refresco de cola o comprar pañuelos de papel no entran dentro de nuestro vocabulario habitual y todo, gracias, a las potentes campañas de marketing que en su día se llevaron a cabo.

Son muchas las marcas que han lograron instalarse en nuestras cabezas y asociar un producto a un nombre determinado. Bien es cierto que conseguir esto, hoy en día, es una tarea más que complicada ya que, la evolución de Internet y la creciente oferta online, hacen que el mercado sea demasiado global para conseguir que la marca se meta en nuestra cabeza como lo hacía hace años.

Casos de éxito

Algunos de los ejemplos más conocidos los tenemos en marcas como Post-it, las conocidas hojas amarillas con adhesivo, los pañuelos Kleenex o el pegamento super glue que llevan años con curiosas campañas de publicidad que han propiciado que sus marcas formen parte de nuestro vocabulario.

Pero ten en cuenta que conseguir este objetivo tan deseado por los departamentos de marketing de las diferentes marcas puede volverse en nuestra contra si no trabajamos de forma correcta nuestra reputación online.