El ¿peligroso? mundo de las aplicaciones para los padres

Google tendrá que reembolsar hasta 19 millones de dólares a los padres cuyos hijos compraron aplicaciones en 2011 y 2012 sin su autorización y debido a que la tienda virtual del gigante no contaba con contraseña.

aplicaciones en google play store Las aplicaciones para móviles o tabletas ha abierto un nuevo mundo para el entretenimiento, especialmente para tener a los niños ‘tranquilos’ durante un buen rato. El problema surge cuando su conocimiento es tal que compran bajo libre albedrío aplicaciones sin control y supervisión de los padres. ¿Quién paga el pato? Pues parece que Google.

Y es que el gigante Norteamericano ha aceptado reembolsar en torno a 19 millones de dólares a consumidores cuyos hijos compraron aplicaciones en la tienda virtual Google Play sin el consentimiento de sus progenitores. Este acuerdo es el resultado de la demanda iniciada por la Comisión Federal de Comercio que argumentan que, en 2011, Google no protegía sus compras de aplicaciones con contraseñas, lo que ha ocasionado gastos individuales de entre 99 centavos y los 200 dólares.

Ahora, Google tendrá 12 meses desde la aprobación final para realizar los pagos además de obtener el consentimiento expreso de los consumidores antes de cobrar las compras efectuadas.

No es la primera vez que la Comisión se enfrenta a un caso así. En enero anunció un acuerdo con Apple donde la compañía de la manzana tendría que reembolsar a los consumidores 32.5 millones de dólares por el mismo tema. En el mes de Julio dicha Comisión también presentó una demanda contra Amazon para que también devuelva a los consumidores el dinero que han gastado sus hijos sin su consentimiento.

La pregunta del millón: ¿es culpable Google o los padres que no vigilan a sus hijos?