Influencers, los nuevos líderes de opinión

influencer

Con miles de seguidores en las redes sociales, cada uno de sus mensajes moviliza a cientos de personas. Pero ¿son los influencer realmente útiles para vender más y mejor?

El auge del mundo digital ha provocado el nacimiento de nuevos fenómenos a los que debemos prestar especial atención. Hablamos de los influencers, esas "personas" que, al menos en Internet, logran que las masas les sigan, especialmente en redes sociales como twitter, e influyen con sus opiniones en las decisiones de compra de sus seguidores.

Podemos decir que los influencers son los nuevos líderes de opinión. Periodistas, políticos, deportistas, blogueros, famosos o anónimos que se han hecho un hueco muy importante en la sociedad virtual.

Deseados y temidos, las marcas buscan el apoyo de los diferentes influencers para vender más. Y da igual tu producto, hay cientos de ellos especializados por temáticas que están dispuestos a hablar por un "módico" precio.

Influencers, un arma de doble filo

Sin embargo, estos nuevos líderes de opinión, tan buscados por las grandes marcas, pueden convertirse en un arma complicada de manejar ya que los usuarios del siglo XXI no son los mismos usuario de hace 20 años y conocen, a la perfección, la publicidad encubierta que muchos de estos personajes realizan.

Lanzar un único tuit hablando de un producto determinado puede poner a los seguidores de los influencers bajo aviso y hacer que su radar "antipublicidad" se ponga en marcha. Por eso, las marcas tienen que tener muy claro si quieren usar a los influencers para vender sus productos.

Otro dato importante a tener en cuenta es que no todos los influencers nos sirven. Hay que elegirlo muy cuidadosamente, revisando su historial y a sus seguidores para asegurarnos, por un lado, que cuenta con el público al que nosotros, como marca, nos queremos dirigir, y por otro lado, que el propio influencers no haya hablado mal de nosotros en el pasado o haya estado vinculado a accione que van en contra de nuestras propias políticas empresariales.

Y tú, ¿tienes seleccionado tu influencer? Coméntanoslo.