Volkswagen, historia de una reputación perdida

Ya hemos hablado en ocasiones anteriores de la importancia de mantener una buena reputación online y por eso, hoy queremos resaltar el ejemplo de Volkswagen que, en pocos segundos, vio hundirse toda su reputación.

IMG_4108

Durante esta última semana han sido constantes las informaciones que han puesto a la marca alemana en el punto de mira. El motivo ya es de sobra conocido por todos: el supuesto uso de un software que trucaba las emisiones de gas a la atmósfera.

Hoy queremos usar el ejemplo de Volkswagen para mostrar lo rápido que una marca puede perder no sólo su reputación online, sino deshacer el trabajo que le ha costado años y, en sólo unos segundos, eliminar de la mente de los consumidores la imagen que había creado.

Por eso es importante que trabajes muy bien tu imagen de marca y que seas lo más sincero posible con tus usuarios para que nunca tengas que enfrentar una crisis como la que Volkswagen está atravesando y que ha alcanzado una escala mundial.

Y, aunque pienses que tu empresa nunca va a alcanzar las dimensiones del gigante del automóvil alemán, las pequeñas malas decisiones sí que te pueden afectar y la falta de respuesta a las mismas es lo que más enfada a los consumidores. Recuerda que las claves para gestionar una crisis de reputación -aunque la de Volkswagen va más allá de su reputación- pasan por:

- Tener un protocolo de actuación

- No tengas flecos sueltos ni secretos por los que te puedan atacar

- La transparencia es la base de cualquier empresa

- Capacidad de reacción. Si a pesar de todo, has tenido un problema, reacciona inmediatamente y ten preparado el discurso.