Tu reputación online vale su peso en oro

En un mundo cada vez más ligado a Internet donde, nuestras vidas, tanto desde el punto de vista profesional como personal, son públicas, la reputación online cobra un nuevo significado.

Vivimos conectados de forma constante, compartimos nuestro estado en Facebook, hacemos comentarios en Twitter o subimos fotos a Instagram y, aunque en ocasiones pensamos que esas acciones son personales y privadas, la realidad es que todos pueden ver lo que hacemos y lo que decimos.

Aquí os dejamos un ejemplo de lo que pueden hacer con toda la información que subimos.

Por todo esto es muy importante cuidar aquellos datos que subimos a la red y cómo lo hacemos ya que, pueden conllevar una reputación online que no nos conviene o, lo que es peor, que no es la realidad.

Para contar con una buena reputación online has de tener mucho cuidado con todos y cada uno de los aspectos que abordas ya que todo ello puede influir, no sólo a nivel personal, sino también a la hora de buscar un empleo ya que, cada vez más empresas, chequean en Internet tus datos para verificar la información que les facilitas y para ver si tus perfiles virtuales casan con las necesidades que buscan para su empresa.

- Qué debo tener en cuenta para mantener mi reputación online intacta

  • Ten cuidado con las imágenes que subas. Recuerda que todo lo que alguna vez estuvo en Internet, aunque lo elimines o reclames tu derecho al olvido, puede seguir ahí porque alguien lo copie.
  • No publiques críticas injustificadas ni insultes. Con esto no quiere decir que estés de acuerdo con todo, pero todo lo que comentes, justifícalo.
  • No es necesario que publiques todo lo que haces en tus redes sociales. A nadie le interesa cuándo bajas a pasear a tu perro.
  • Si hay redes sociales que no usas, elimínalas.

Piensa que si marcas como Coca Cola o McDonlads destinan importantes partidas presupuestarias no sólo a limpiar su imagen si no a mantener una reputación online impecable, será por algo.